Con todo, Te Quiero Papá!

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

 

Grande papi!

Padre mio Gracias por haberme enseñado sobre la vida. Desde muy niños aprendimos que tenemos  que creer en los ideales y perseguirlos así seamos  perseguidos  por ellos

Gracias por enseñarnos a ser valientes. Tú lo eres en todo a carta cabal. Eres  un hombre valiente, un trabajador  valiente, un padre valiente, un esposo valiente, un hijo valiente y enfrentas todo con entereza enternecedora.

Gracias por creer en mí siempre, aún en los momentos en que yo mismo no creo o estoy nervioso, tú piensas en que lo lograré. eres mi escudero y mi estandarte, eres mi confidente, mi amigo, mi acompañante, como dice mami, alcahuete.

Gracias por pulirme profesionalmente. Tus críticas siempre agudas me obligan a replantear las cosas, a mejorar. Me demuestras siempre que me tienes confianza, que lo haré bién.

Gracias porque tu ejemplo de líder ha sido excepcional. Me atrevo a decir que hay muy pocos líderes en este mundo a los que se les quiere tanto y tú eres uno de ellos. Eres  mordaz en tus críticas pero muy transparente en tus intenciones: siempre quieres que lo hagamos mejor y en el fondo eso es en beneficio de cada uno de nosotros.

Gracias por luchar tanto. Las metas e ideales se persiguen, se concretan. Se luchan desde adentro, cuestan, viven duros procesos de avances y retrocesos. Pero si eres un luchador de verdad, finalmente los alcanzas. Tú lo haces, no te das por vencido, no por nada tu lema es "Siempre Adelante".

Gracias por tu tiempo. He adorado cada minuto que he pasado contigo. Aunque si algunas veces me pareces rigido y fuera de moda,  Nuestras charlas y consejos mutuos quedan grabados en mi memoria.

Gracias por tu verdad, siempre puesta sobre la mesa y sin medias tintas; sin borrones y sin dudas. No hay cuestionamientos sobre tu posición. La batalla se juega en convencerte de cambiar de opinión.

Con todo y eso te digo, Te quiero papá!!!

On-Air -----